Saturday, August 18, 2007

Cuando este vivo voy a ser gusanos, piedras, árboles y animales

Levanto la cama de mí.

Lavo el cepillo de dientes con mi boca y unto de sudor el desodorante.

Las zapatillas están quietas mientras el suelo avanza.

El aire respira exhalando e inhalando mi nariz mientras mis venas fluyen por la sangre estática.

La sangre se aglomera y bombea al corazón y a las arterias.

La luz me mira y la encandilo.

El agua de los baños se lava de mi cara todos los días, mientras decido qué día del año es.

Nos besamos por afuera:

no con la cara ni con el cuerpo

nos besamos con el aire,

y con lo que hay entremedio del aire.

Los espacios entre el oxígeno nos unen con nada.

Gritamos en silencio.

Sollozamos hacia las entrañas.

Cuando digo amor las palabras hablan un pedazo de cuerpo, de carne, de ojos, de labios moviendo la boca.

Las palabras escriben con mis manos, mueven mi lápiz para decir lo que quieren decir,
me leen.

Las palabras escriben con mis labios.

En el interior de mi cuerpo hay calles, avenidas infinitas llenas de gente, niños jugando con un rompecabezas, quiltros
inconmensurables, polillas llenas de esquirlas, bancos cafés en una plaza donde se acaban de sentar dos novios que quebraron y que no se van a volver a ver hasta que mueran, autos rojos, motos, naves espaciales, televisores con teleseries en chino y en alemán, árboles y ondas de radio.

El cielo respira treinta veces por segundo el aire de los pulmones.

Los árboles se caen de las hojas cuando las gotas llueven nubes.

Lloro mejillas, grito gargantas y el sudor me suda.

Mis ojos miran directamente al cerebro.

Estoy dormido,

estoy muerto y caminando,

voy a nacer cuando se me termine el pulso,

voy a nacer cuando cierre los ojos y deje de respirar.

El silencio de la muerte es el sonido de las calles.

La ceguera de la muerte las luces de las lámparas fluorescentes.

La pérdida de tacto somos nosotros haciendo el amor.

El blanco que inunda la mente, el no existir;

es ahora.

2 comments:

Nicolás Gutiérrez Villarroel. said...

Pensarás que soy un psicópata, pero no te asustes...
Buscando poesía chilena encontré esta hermosa creación con la que ganaste el concurso Bolaño el año pasado. Realmente me gustó, asi que me puse a buscar mas poesias tuyas hasta que llegué a tu blog... al principio, cuando vi tu foto, me pareció haberte visto en alguna parte, lo cual confirmé cuando te vi en JGM hace un par de dias.
Las leí tooodas! y están increíbles. Nunca me habia emocionado leyendo una poesía y tus poemas lo lograron.

Solo pasaba a felicitarte y a compartir mi fascinación por tu prodigiosa obra.

Atte.
Nicolas Gutiérrez V.

Ulises Pereira ObIlinovic said...

graciass¡¡¡